Buscar

¡Llegó el hermanito! Y la regresión del sueño también...



Muchas veces, al recibir un nuevo bebé en casa el hermano grande pasa por una regresión del sueño. Es un cambio grande en su vida y podemos esperar que resista al sueño a la hora de dormir o que pida atención durante la noche, observando que su hermanito también la recibe de madrugada.


Acá les dejo 9 consejos para lidiar con esta regresión:


1) Dedicar tiempo al grande. Es importante pasar un tiempo especial con tu hijo mayor todos los días. Un tiempo solo para él. 15 minutos al día, principalmente si lo hacemos cerca de la hora de dormir, pueden ayudarlo mucho.


2) Involucrar a tu hijo mayor en la hora de dormir del hermanito. Puede ayudarte a leerle un cuento o cantarle una canción. Puede apagar la luz, traerte el chupete, un juguete para el baño, un pañal limpio.


3) Acompañarlo a la hora de dormir. Aunque tu hijo sepa dormir solito, puede ser que necesite tu compañía unos días. Quédate en su habitación 1-2 noches hasta que se duerma, si ves que le está resultando difícil conciliar el sueño solito. Luego, empiezas a alejarte, te sientas un poquito más lejos cada noche hasta que vuelva a dormir solito como antes.


4) Si estás planificando cambiarlo de la cuna a una cama grande, no recomiendo hacerlo muy cerca del nacimiento. No te apresures tampoco en esta transición de la cuna a la cama. Si tu hijo mayor está contento en su cuna, mejor que se quede allí todo el tiempo que pueda, cuánto más cerca de los 3 años de edad, mejor.


5) Evitar crear nuevos hábitos de sueño. Mientras lo acompañas a dormir, por ejemplo, evita acostarse a su lado o leerle muchos cuentos hasta que se duerma.


6) Evitar estímulos durante la noche. Si el bebé despierta al hermano mayor con su llanto, explícale que es normal que un bebé chiquito llore de noche, que necesita comer y que mamá o papá lo atienden, que él no necesita preocuparse.


7) Felicitarlo si presenta algún comportamiento de niño grande o se muestra independiente. Recomiendo ser específico en tus elogios: "¡Buen trabajo guardando a tus juguetes!". Concéntrate especialmente en cualquier comportamiento positivo asociado con el sueño. "Te volviste a dormir tan bien anoche cuando el bebé te despertó. ¡Te felicito!"


8) Charlar sobre sus sentimientos. Ayúdalo a comprender lo que está pasando, pone en palabras lo que el puede estar sintiendo pero no sabe expresar.


9) Paciencia. Las regresiones del sueño son bastante normales en esta situación y se van en pocas semanas, si no antes. Necesitarán ser consistentes y pacientes mientras trabajan para restaurar buenos patrones de sueño.


Paula Roitman

Pedagoga especializada en el Sueño Infantil

2 vistas