Buscar
  • Paula Roitman

Mi bebé está creciendo ... ¿qué pasa con las siestas?

Las siestas siguen siendo parte de las necesidades diarias de sueño de tu hijo hasta los 3-4 años. No deben ser consideradas un lujo innecesario.

Durante la siesta, tu hijo crece, sus emociones se regulan, su sistema inmunológico se fortalece, las habilidades que aprende pasan de la memoria de corto plazo a la de largo plazo, el apetito se regula.

La mayoría de los niños de 12 meses todavía necesitan 2 siestas al día y sólo dejan la siesta de la mañana alrededor de los 15-18 meses de edad.

Para saber si tu hijo ya está preparado para pasar de 2 a 1 siesta al día, observa si en los días en que hace una buena siesta por la mañana, se niega a dormir de tarde o sólo consigue dormir demasiado tarde para lo que debería ser una siesta de la tarde.

Si estás siguiendo la rutina - siesta corta de mañana y larga después del almuerzo, será más fácil entender cuando tu hijo esta listo para dormir solamente la siesta de la tarde porque él va a rechazar el sueño matinal y se quedara despierto tranquilamente hasta después del almuerzo.

El momento en que el niño no necesita más de la siesta del almuerzo es completamente distinto para cada uno y totalmente imprevisible. Señales de que tu hijo está listo para dejar de dormir esta última siesta:

Tiene más de 2 años de edad y aunque siga durmiendo una siesta de 1 a 2 horas, empezó a despertar temprano por la mañana.

La siesta de 1 a 2 horas está retrasando la hora de dormir; tu hijo está bien despierto, feliz y no presenta señales de sueño hasta las 21 / 22:00.

Tu hijo se niega a dormir la siesta y pasa toda la tarde despierto, de buen humor, cena bien y se duerme fácilmente a la noche.

Aunque no haya dormido la siesta de la tarde, si viaja un poco de coche al final de la tarde no se queda dormido.

Empezó a despertarse durante la noche y quedarse despierto con energía por una o dos horas.

Si tu hijo está presentando algunos de estos señales y tiene más de 2,5 años de edad, probablemente puede dejar de dormir por la tarde, o hacer una siesta más corta en el caso de que esté durmiendo más de una hora de siesta. Si tiene sólo 2 años de edad y sientes que está empezando a mostrar algunos de estas señales, te sugiero acortar la siesta antes de cortarla completamente. No tengas miedo de volver a poner a tu hijo para dormir por la tarde si sientes que largó la siesta demasiado temprano.


Paula Roitman Pedagoga Especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil


1 vista