Buscar

Problema de límites a la hora de dormir


Un problema muy común entre los padres de niños de 2 a 5 años es que se vuelven responsables de la hora de acostarse y la noche. Los padres no pueden establecer límites claros y el niño hace demandas y solicitudes que hacen que la rutina de dormir sea más larga y, a veces, le impiden dormir toda la noche. A veces, debido a estas demandas, el niño duerme en malas condiciones, por ejemplo, en el sillón mirando la tele. Veo a muchos niños que duermen mal, con muchas interrupciones en el sueño, que tienen pesadillas muy a menudo, todo porque no pueden relajarse antes de acostarse (hay otras razones por las cuales los niños de esta edad pueden dormir mal, pero el enfoque de hoy es en los límites). Los padres me dicen: "Pero si no lo dejo ver televisión, ¡no se acostará!" o "Pero si no me acuesto con él en la cama, no se duerme" o "Pero pide agua 5 veces antes de dormir, luego pide un cuento, luego no quiere el cuento, quiere el peluche, luego decide que quiere el cuento de nuevo, así llevamos una hora hasta que se duerma". El niño muy chico para ser responsable en decidir la mejor rutina para la hora de dormir y a qué hora debe acostarse. De la misma forma que tu hijo no puede decidir qué comer en la cena (por supuesto, podemos darle algunas opciones, pero si dejo que mi hijo elija la cena todos los días, probablemente vivirá de hamburguesas y papas fritas), no puede decidir cuándo y como se acuesta a dormir. Cuando el niño tiene entre 4 y 5 años, incluso podemos explicarle por qué tiene que dormir temprano, qué sucede en su cuerpo cuando duerme. Mi hijo, por ejemplo, a veces me preguntaba por qué tenía que acostarse antes que nosotros (papá y mamá). Le expliqué que los niños necesitan crecer y que para crecer necesitamos dormir (es verdad... la hormona del crecimiento se produce mientras dormimos...). Papá y mamá ya no crecerán, por lo que no necesitan dormir tanto como él. Necesita dormir más horas. Hoy en día entiende esto perfectamente y no hace más este tipo de pregunta. Le encanta preguntar a qué hora nos vamos a dormir pero se acuesta antes que nosotros contento.


Cuando se trata de establecer límites, es importante decidir de antemano cuál sería la rutina ideal en su hogar y preparar un cartel con esta rutina. Si puede poner fotos del niño haciendo cada parte de la rutina, ¡Aún mejor! Coloque el cartón en un lugar que el niño pueda ver fácilmente y lea la rutina todos los días, siguiendo paso a paso.


Es mucho más probable que los niños sigan una rutina si pueden verla y si la anticipan, si saben lo que viene después. Si el niño pide hacer algo que no está en el póster, podemos decir: Me encantaría jugar ahora también, pero mira, es hora de lavarme los dientes. Mañana jugamos. Probablemente los primeros días no fluirán muy fácilmente, pero si usted es consistente, verá que el niño se pone rápidamente en ritmo.


Paula Roitman

Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

18 vistas