Buscar

Viajando con niños - cómo manejar el jetlag

✈️A partir de los 4 meses de edad, el jetlag puede afectar al bebé, niño o adulto de la misma forma. . ✈️Si viajamos al oeste, tendremos más horas de luz, que disminuye la producción de melatonina y por lo tanto nos mantendremos despiertos a costa de retrasar levemente nuestro ritmo circadiano. . ✈️Por el contrario, al viajar hacia el este, tendremos menos horas de luz, pero al mismo tiempo niveles de cortisol elevados hasta la hora que iríamos a dormir normalmente y la melatonina baja, por lo que debemos adelantar nuestro ritmo circadiano que es más difícil. . ✈️Si viajamos hacia el oeste, debemos mantener el niño despierto hasta la hora local más cercana de la hora que el acostumbra dormir en su país. Si es necesario, se puede hacer una siesta extra, corta, evitando las largas para no influir en la hora de dormir. . ✈️Si el niño se despierta por la noche y ya no mama durante la noche, no recomiendo darle de mamar, ya que la alimentación influye en el ritmo circadiano y ayudará a que el ritmo se mantenga de acuerdo a las horas del país de origen. . ✈️Si el niño está muy despierto, podemos charlar o jugar un poquito en un ambiente relativamente oscuro; luego de 30-45 minutos ponerlo de vuelta a dormir. . ✈️Para los bebés que necesitan tomar leche durante la noche, mantener la cantidad de mamadas que tenían en el lugar de origen. . ✈️Viajando hacia el este, podemos preparar a los nenes, despertarlos un poco más temprano cada día, una semana antes de viajar, y ponerlos a dormir más temprano (2-3 horas en total en una semana). . ✈️Llegando al destino, ponerlos a dormir de acuerdo a la hora local. Si no tienen sueño y no logran dormir, no hay problema pero debemos despertarlos el otro día a la hora (local) que se despertarían normalmente, mismo que esto signifique que duerman poco en la primera noche. . ✈️Para los viajes de avión en sí, lo más importante, principalmente para los bebés más chicos, es evitar el agotamiento. Respetar los espacios de tiempo que cada bebé logra quedarse despierto y hacerlo dormir en el avión, no importa si en el sling, en los brazos o mamando. Paula Roitman Pedagoga Especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil


21 vistas