Buscar

A la cama sin peleas

Actualizado: ene 21



Consejos para evitar que la hora de dormir sea una batalla: 1) Rutina: No importa si en tu casa nunca hubo una rutina solida para la hora de dormir. ¡Empezá hoy mismo! El cuerpo se adapta rápidamente a las rutinas. Cuándo hablo de rutina estoy hablando de horarios (acostar a tu hijo siempre más o menos a la misma hora, por ejemplo entre 19:30 y 20:30) y de los pasos que hacemos antes de dormir. Por ejemplo, cenamos, nos bañamos, cepillamos los dientes, leemos un cuento y nos acostamos. Para niños entre 2 y 5 años, preparar un cartel con fotos del propio niño cenando, cepillando los dientes, etc, y colgarlo en la pared de su habitación puede ayudar y estimularlo a seguir la rutina. Si el niño nos dice "no quiero bañarme ahora, quiero dibujar!", le decimos "entiendo y a mi también me encantaría dibujar ahora, pero no podemos. Vamos a mirar en el cartel qué tenemos que hacer ahora... mañana al despertarnos hacemos un dibujo juntos!". 2) Baño en la rutina de dormir: La mayoría de los niños (y adultos) relajan con el baño. El baño calentito también baja un poco la temperatura corporal, ayudando al niño a conciliar el sueño. Si tu hijo no está entre la minoría que se estimula con el baño, recomiendo agregar el baño a la rutina de la hora de dormir. En mi casa, el baño puede ser más largo o más corto dependiendo del cansancio y estímulo de mis hijos. Si están muy excitados, dejo que jueguen un poco más en el baño y relajen bastante. 3) Leer un cuento a la hora de dormir: El cuento es una linda actividad para niños de 2 a 5 años antes de dormir. Sentados en la cama o en el sillón, en silencio, se concentran, relajan y se acuestan pensando en el cuento antes de dormir. Esta recomendación también tiene excepción para los niños que se estimulan con los cuentos. En este caso, recomiendo encontrar otra opción de actividad para la hora de dormir. Importante: evitar cuentos que pueden generar miedo de noche. 4) Decida el límite y sea firme: Antes de dormir, tu hijo puede necesitar usar el baño o pedir un vaso de agua por ejemplo. Es importante observar si es un juego para tratar de atrasar la hora de dormir o si realmente lo necesitan. Para que quede claro para todos, podemos dejar los limites claros: ok, te traigo agua. Pero solo una vez. Toma la agua ahora y no me pidas más porque no voy a volver con más agua antes de dormir. 5) Dale un beso, un abrazo y decile cosas lindas antes de salir de la habitación. ¡Es lindo empezar y terminar el día con amor y cariño! 6) Mucha consistencia: Estos consejos no funcionan si los usas un día y el otro no. Haga siempre lo mismo (podés salir de la rutina de vez en cuando, pero hay que intentar mantenerla al menos 5 veces a la semana).


Paula Roitman

Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

10 vistas