Buscar

Despertares confusionales o terrores nocturnos


Los despertares confusionales y terrores nocturnos ocurren durante el sueño profundo, NREM

* Suelen ocurrir cuando el impulso que tiene el cuerpo para despertarse y el impulso para dormir no están bien equilibrados . El niño intenta despertarse porque el cuerpo es impulsado para eso, pero al mismo tiempo, el deseo del cuerpo de dormir es fuerte, sin dejar que se despierte por completo. El resultado es un despertar confusional o terror nocturno.

Hay algunos factores que pueden influir en este equilibrio entre las hormonas reguladoras del sueño y la vigilia: Factores que profundizan el sueño y fortalecen el deseo de quedarse dormido:

* Desarrollo: a veces, una vez que el niño duerme muy profundo, los mecanismos internos normales que desencadenan el despertar al final de un ciclo de sueño no logran romper por completo el estado de sueño; * Cansancio excesivo: el cuerpo cansado siente la necesidad de seguir durmiendo incluso cuando debería estar despertándose. Factores que fortalecen el impulso para despertarse:

* Un trabajo que hacer: si tu hijo está preocupado por algo que debe hacer luego que se despierte (una competencia en la escuela , un evento especial), su deseo de despertarse se fortalecerá y puede producir un despertar confusional. * Las asociaciones con el sueño, como el niño que se duerme en la cama de los padres y después pasa durmiendo a su cama, también pueden fortalecer el impulso del cuerpo para despertarse, ya que el niño más grande, que ya se da cuenta que lo cambian de cama, puede estar un poco ansioso por despertarse y verificar si sigue ahí o si ya lo cambiaron. * Estimulación sensorial: el ruido, las luces y otros tipos de estimulación sensorial pueden fortalecer el impulso para despertarse, ya que indican un cambio en el entorno que puede justificar una investigación. Factores que pueden fortalecer cualquier de los 2 impulsos:


* Falta de rutina: el cuerpo del niño no tiene un ritmo ajustado; por lo tanto, las unidades de sueño y vigilia están confusas y pueden fortalecerse en momentos inapropiados.

Las enfermedades y los medicamentos también pueden afectar a ambas unidades.

Características heredadas:

El despertar confusional varía en intensidad, duración y frecuencia.

- Puede ser leve (inquietud, hablar quejarse un poco durmiendo), moderada (sonambulismo, gritos) o severa (gritos fuertes, apariencia de pánico o agitación acentuada, correr).

- Puede ser muy corto (1-4 minutos), corto (cinco a veinte minutos) o largo (hasta aproximadamente 40 minutos).

- Puede ocurrir solo ocasionalmente (una vez cada pocas semanas), comúnmente (hasta una vez por semana) o con frecuencia (varias veces por semana).

El mismo niño puede tener despertares confusionales distintos de una noche a la otra.


Paula Roitman

Pedagoga especializada en el Aprendizaje del Sueño Infantil

18 vistas