Buscar

¡Siempre llora cuando lo acuesto!



Hoy estoy hablando de los bebés que lloran cuándo lo acostamos y luego se calman y duermen bien, no de los que se duermen en brazos, teta, etc, y que si los apoyamos en la cuna no quedan de ninguna manera!


Si, hay bebés que saben dormir en su cunita, sin ayuda, pero que de cualquier forma cuándo los acostamos, lloran... ¡Qué feo es que tu bebé llore cada vez que lo acostas a dormir!


Acá tenemos las principales razones para esto, averigua cada una de ellas para evitar este tipo de comportamiento:


  • Hora de dormir: Puede ser que lo estés acostando demasiado temprano o tarde. Si tu bebé está más cansado de lo que debería a la hora de dormir, está estresado, más sensible, lo que hace que la separación sea más dura para él. Si está menos cansado de lo que debería, seguramente protestará porque no quiere dormir todavía!

  • Transición: La mayoría de los niños necesita ayuda en la transición del día, del juego, para la noche. Si tu hijo estaba jugando contento, puede seguir jugando un rato en la cuna por ejemplo. Llevar un juguete que le guste, o el mismo juguete que estaba usando antes de ir a dormir. Un ritual para relajarlo también lo puede ayudar. Un cuento, una canción, un rato de mimos en la cuna o en brazos. Siempre en la habitación, con menos luz.

  • ¿Estaba casi durmiendo en brazos o en la teta? No hay problema que duerma en los brazos o en la teta, si es la forma que elegiste para dormir a tu hijo. En este caso deberías esperar que se duerma para luego apoyarlo en su cama. Pero si elegiste hacerlo dormir en su cuna, no te recomiendo acostarlo demasiado relajado (esto funciona bien solamente en los primeros meses de vida). Si está casi durmiendo acomodado en tus brazos, por ejemplo, y lo apoyas en la cuna en este momento, la frustración al salir de tus brazos y pasar a la cuna será grande. 

  • Ambiente: Qué está pasando en tu casa en el momento de dormir a tu bebé? Hay visitas en casa? Su hermano grande está jugando? Su cuarto está oscurito y silencioso o hay muchos estímulos? Cuánto más ruido y movimiento haya en la casa, más difícil será para tu bebé hacer la transición a la hora de dormir. Esto no significa que estás prohibido de recibir visitas alrededor de la hora de dormir o que los hermanos grandes tienen que hacer silencio, pero si el ambiente no es el ideal para que duerma, tu hijo puede necesitar un poco más de ayuda para relajarse antes de ir a dormir.


Paula Roitman

Pedagoga especializada en el Sueño Infantil

4 vistas